martes, 19 de julio de 2016

Pensamiento lateral, pensamiento divergente, creatividad.


Animado por esta viñeta me he atrevido a recopilar alunos enlaces donde trato esta cuestión, normalmente en relación con ciertos MOOC y con la pertinencia de la evaluación interpares entre alumnos como modaidad de evaluación utilizada frecuentemente en estos cursos.



En el post "Pensamiento computacional y alfabetización digital (I)"
 apartado "Pensamiento lateral  y pensamiento divergente",  digo:

"(...) el “pensamiento lateral” se ha difundido como paradigma dentro del área de la psicología individual y de la psicología social. Es la forma de pensamiento que está en la génesis de  las ideas que no concuerdan con el patrón de pensamiento habitual. La ventaja de este tipo de pensamiento con respecto a cualquier otro radica en evitar, al evaluar un problema, la inercia que se produce en esos casos producida por ideas comunes o comúnmente aceptadas, que limita las soluciones al problema. El pensamiento lateral ayuda pues a romper con ese esquema rígido de pensar y de formularse las ideas en el aprendizaje, y por consecuencia posibilita obtener ideas creativas e innovadoras. El principio contrario es igualmente cierto, estar en un contexto de ignorancia y de prejuicios o de mediocridad inhibe el pensamiento lateral, divergente, y la creatividad.

domingo, 3 de julio de 2016

No es la Filosofía, ni las Humanidades, ni las Ciencias Sociales,... es la Universidad.

En septiembre del año pasado, en la conferencia "La Universidad como sistema abierto de apoyo al aprendizaje y al rendimiento" en el Seminario Smart University 4.0: la realidad cuántica de la Universidad del futuro, Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), predije el cierre progresivo de los estudios universitarios de Ciencias Sociales y Humanidades, indistinta o alternativamente, de Departamentos, Facultades o Grados y Postgrados.
Vídeo


Presentación

En esta conferencia introducía a las causas y a un posible análisis, muy sintetizado, de ellas.
Como al Dr. Malcom, el matemático con aspecto de rockero de Jurassic Park, no me gusta ser pájaro de mal agüero, pero lo que se produjo a continuación primero fue el cierre de departamentos en la Universidad de Barcelona, y ahora son las facultades en la Universidad Complutense. Pero no son solo ellas. Casi se está generalizando.
Con este motivo Fernando Savater y otros profesores han publicado en El País anteayer un artículo rasgándose las vestiduras con los archisabidos argumentos de la contraposición del pensar (como si este fuese atributo exclusivo de unas asignaturas o unas carreras, las de Filosofía, constituidas para esquemas epistemológicos fragmentarios, casi propios de los estudios del Triviun y del Cuatrivium) con la utilidad. Cuando, en otros ámbitos, hemos distinguido hasta catorce formas de pensamiento, entre ellos los que constituyen objetivos de estudio y de aprendizaje de Filosofía, como son el pensamiento socrático y el pensamiento lógico, en lo que se ha denominado el pensamiento computacional. La nueva alfabetización de la Sociedad del Conocimiento. En el otro extremo, las universidades más innovadoras, donde ha salido el análisis y la teoría de la disrupción se crean estudios dinámicos e interdisciplinares como Ciencias del Aprendizaje (The MIT Integrated Learning Initiative (MITili)) o Ciencias del Conocimiento.
Sin embargo en el problema que nos ocupa, la crisis de la universidad, lamentablemente Savater et al no han tocado ni de lejos las causas que se apuntaban en Santander. Así el conocimiento de las disrupciones que se producen en la Sociedad del Conocimiento sigue siendo la asignatura pendiente de políticos, comunicadores, y lo que es peor, de la supuesta élite pensadora del país. El aislamiento secular de que hablaban Ortega y otros sigue estando vigente y en plena operatividad. España sigue siendo el país y la sociedad pueblerina que siempre fue, enredada en sus pequeñeces.
Por si a alguien le interesa, sobre este tema pueden consultar más enlaces:
Libro "Los MOOC en la crisis de la educación universitaria.
Conferencia en la Universidad de Valladolid: http://es.slideshare.net/MiguelZapata6/docencia-virtual-diseo-funciones-estrategias-institucionales-modelos-y-tendencias
Entrevistas:INED21 http://ined21.com/entrevista-miguel-zapata-ros/
Universidad de Quilmes https://www.youtube.com/watch?v=VncVgfStaw8
Universidad de Guadalajara (México) https://www.youtube.com/watch?v=ixx-joWYkLw

lunes, 6 de junio de 2016

La verdad nunca es viral

A finales del año pasado una fotografía se convirtió en viral en las redes.


En ella se observaban a unos adolescentes de espaldas al cuadro de Rembrard “La Ronda” que, absortos en sus móviles, ignoraban aparentemente la obra.
La sola composición de la imagen puesta en la red hizo el resto. ¿Cómo eludir, como ignorar un mensaje evidente por sí mismo? Mis profesores de Matemáticas del instituto siempre decían “lo que es evidente no necesita demostración”. La cuestión es ¿qué es evidente para cada uno?
Y lo evidente era que los muchachos estaban absortos vaya usted a saber en qué perniciosas o al menos distractivas cosas: En el Whatsapp, en un videojuego, en Facebook,… dando la espalda a una obra maestra, a todo un símbolo de nuestra civilización.
A continuación la ronda, esta vez viral y en las redes sociales, de comentarios de gurús y expertos, y de no pocos maestros, sociólogos y pedagogos, con las repetidas metáforas concluyentes, cual Casandras indignadas y/o desanimadas, clamando
"una metáfora perfecta de nuestro tiempo",
"es el fin de la civilización" o
"una imagen triste de nuestra sociedad".
Tuvimos suerte de que Prensky et al no dijeran nada… Aunque no estoy seguro.

 

Ahora sabemos que esta fotografía es de unos niños que acceden en sus teléfonos inteligentes a información sobre  La ronda nocturna (en neerlandés: De Nachtwacht)  de Rembrandt. Y que están en el Rijksmuseum de Amsterdam, siguiendo las instrucciones de unos profesores innovadores y ejemplares, haciendo lo que tantas veces hemos ponderado como metodología docente: “Trae Tu Propia Tecnología” (BYOT, “Bring Your Own Technology”). Ver el post, de 24 de marzode 2013, BYOD y educación

Lo que es evidente, para mucha gente, muchos pseudomaestros entre ellos, es que la fotografía condensa todo lo que ellos ven mal en los jóvenes de nuestros días: su "adicción" a la tecnología. Para ellos estos adolescentes estaban siendo succionados por la red, hasta el punto de que no estaban prestando atención a la belleza, en este caso en extremo, que les rodea en el mundo real.
Sólo un pequeño detalle: Resulta que el Rijksmuseum tiene una APP que, entre otras cosas, contiene guías e información sobre las obras expuestas. La visita al museo contemplaba entre otras actividades la observación detenida de la obra de arte y escuchar con atención las explicaciones de los guías expertos. Para ello habían recibido instrucciones, para completar otras actividad descritas en la guía didáctica por sus profesores, que incluía, entre otras cosas, el acceso a una excelente APP del museo.

Finalmente la historia parece dar la razón a Steven Pinker cuando dice:

Es un fracaso de la naturaleza humana  detestar todo lo que los jóvenes hacen sólo porque las personas mayores no están acostumbradas a ello o tiene problemas para aprenderlo. 


No sin cierta amargura cabría preguntarse ¿qué es más mortal para la civilización?, ¿los niños que utilizan los móviles para aprender el arte o la ignorancia de los adultos que son demasiado rápidos haciendo suposiciones maliciosas?

Lo verdaderamente trágico del asunto es que la noticia real, la que desmiente la falsa noticia, la que fue viral, no va tener ni de lejos la misma difusión. Muchos se quedarán con la primera versión. 

En definitiva la verdad nunca es viral. 



jueves, 17 de marzo de 2016

Blogs

Hoy los blogs son algo habitual, todo el mundo tiene uno o varios. Ha sido una forma de democratizar la escritura. Todos podemos ser autores, y es una forma ágil que tienen escritores consagra-dos, científicos y autoridades en general, en cualquier tema, de dirigirse a su público y a sus seguidores de forma inmediata, sin los corsés que suponen las reglas de estilo o la edición científica o, en el caso de profesores y alumnos, sin la rigidez de los LMS.

También es una forma abierta de comunicación, en la que los alumno pueden transmitir lo que aprenden, o relacionarse con sus iguales y con sus profesores. Los blogs forman una parte esencial, la que sin duda necesita menos mediación y tiene más capacidad expresiva, de lo que se ha dado en llamar ecosistema de aprendizaje. Lo incorporan como affordances educativas los LMS y las plataformas MOOC, pero la forma más aceptada, por ser la que todos conocemos y por estar incardinados en los circuitos de la web social son los estándares Blogger, WordPress, etc.

Esto es lo que escribía el 1 de Enero de 2003 sobre los blogs. Obviamente la ingenuidad de lo nuevo me llevaba a decir cosas, impulsado por la corrección o por el deseo, que visto desde la perspectiva de hoy puede considerarse un poco cursi, como decir que el término que se consagraría sería el de bitácora:




  

Resumen 

Un nuevo recurso de Internet, que supone una nueva concepción de las páginas y de los sitios web,  está llamado a revolucionar la idea que existe sobre el servicio de la triple uve doble, en su configuración y por la forma de utilizarlo. Pero lo más importante no es que cambie radicalmente el concepto, sino sobre todo que cambie el uso y a los usuarios. Particularmente es previsible que suceda en los ámbitos personales de los usuarios profesionales, de los individuos como elementos de las comunidades de Internet, de los profesores como miembros de comunidades docentes o investigadoras. 
Desde nuestra perspectiva, de profesionales y usuarios de la educación abierta y a distancia a través de redes, las bitácoras están llamadas, como espacios de las comunidades de aprendizaje, a protagonizar un papel de actor principal en el terreno de los recursos formativos de Internet favoreciendo la creación de entornos nuevos y distintos de aprendizaje. De hecho es una realidad en ciertos ámbitos, como veremos.
Por su interés incluimos dos artículos que sobre este tema y el impacto que ha causado en laInteractive University  University of California Berkeley. Interactive University Project (http: //iu.berkeley.edu/) ha escrito Chris Ashley.
  

Las expresiones cuaderno de bitácora y bitácora ya existen en español, forman parte del argot de los navegantes, y según el DRAE (XXII Edición, 2001) [1] sus significados son respectivamente “libro en que se apunta el rumbo, velocidad, maniobras y demás accidentes de la navegación”, y “especie de armario, fijo a la cubierta e inmediato al timón, en que se pone la aguja de marear”. Este nombre ha sido adoptado con extraordinaria rapidez y certeza por los usuarios de lengua hispana, que lo utilizan con carácter más profesional, para un nuevo recurso con características y fines muy parecidos. Describen pues con precisión las funciones más importantes de la herramienta. 

Este nuevo recurso de Internet, que supone una nueva concepción de las páginas y de los sitios web, está llamado a revolucionar la idea que existe sobre el servicio de la triple uve doble, en su configuración y por la forma de utilizarlo. Pero lo más importante no es que cambie radicalmente el concepto, sino sobre todo el uso y a los usuarios. Particularmente es previsible que suceda en los ámbitos personales de los usuarios profesionales, de los individuos como elementos de las comunidades de Internet, de los profesores como miembros de comunidades docentes o investigadoras. 

Desde nuestra perspectiva, de profesionales y usuarios de la educación abierta y a distancia a través de redes, las bitácoras están llamadas, como espacios de las comunidades de aprendizaje, a protagonizar un papel de actor principal en el terreno de los recursos formativos de Internet favoreciendo la creación de entornos nuevos y distintos de aprendizaje. De hecho es una realidad en ciertos ámbitos, como veremos. 

Por su interés incluimos dos artículos que sobre este tema y el impacto que ha causado en la Interactive University University of California Berkeley. Interactive University Project (http: //iu.berkeley.edu/) ha escrito Chris Ashley. 

El primero se puede encontrar en este número de RED con el título “El uso de losCuadernos de Bitácora o Weblogging: Otro tipo de sitios web” con traducción de Nora Lizenberg y adaptación de quien suscribe. Es enlazable desde la portada, o con la dirección habitual http://www.um.es/ead/red/10/weblogs1.pdf , y el segundo aparecerá en el próximo número.

En este último Ashley dice: 
Una crítica común de los educadores para con los Sistemas de Gestión de Cursos (en inglés: CMS-Course Management Systems [2]) tales como Blackboard y WebCT es que son rígidos, verticales, jerárquicos y que siguen el paradigma de los pupitres en filas con el docente adelante, y que no hay lugar para que el estudiante asuma el liderazgo, para colaboración genuina o para el tipo de trabajo – investigación, redacción, demostración de aprendizaje – que se requiere para un aprendizaje basado en proyectos y en investigación. Cada vez más, muchos educadores se inclinan hacia los cuadernos de bitácora como alternativa.

[1] Diccionario de la Real Academia Española. DRAE (XXII Edición, 2001). Tomo 1. P. 322 y 691
[2] En esta época aun no se había generalizado el uso de la expresión LMS Learning Management Systems 


Hasta aquí lo escrito en el primer número, el 1 de enero de 2003.En la presentación del segundo número, el 20 de junio, decía:

Han pasado apenas cuatro meses y a juzgar por la proliferación, en los ámbitos educativos y profesionales, de los weblogs tendríamos que corregir el texto de la  presentación y no decir que se trata de un nuevo recurso sino de una herramienta consolidada.


Actualmente los utilizo como publicación académica, integrado en cursos y actividades formativas como una herramienta más, como complemento social a la edición de RED, y en varios niveles de tratamiento de los temas, de urgencia, de comunicación social sobre temas de aprendizaje y educación, o de inmediatez.


Hoy nadie discute la utilidad educativa y profesional de los blogs.






viernes, 12 de febrero de 2016

La crisis de la universidad y de la prensa: Berkeley y The Independent ¿Víctimas o visionarios?

En el plazo de 24 horas me han llegado dos noticias. Primero ha sido la crisis en la Universidad de Berkeleyla universidad pública más prestigiosa de los EE UU, que se enfrenta a un déficit presupuestario "sustancial y creciente", y que se está preparando para tomar medidas que su líder advirtió que serán "dolorosas". Al poco llega la segunda, el cierre del diario The Independent y de su magazine dominical... en sus ediciones impresas.
Es muy instructiva la carta de su propietario Evgeny Lebedev al personal. En ella se dice por ejemplo:

Un número de empleados de Independent Print Limited se hará redundante. Lo lamento, pero puedo confirmar que todos los que tienen contratos de empleo y casuales a largo plazo que están siendo despedidos recibirán dos semanas de salario, sujeto a condiciones, por cada año trabajado, además de su período de notificación.

En un momento en que nuestro periodismo es leído y respetado por más personas en más lugares que nunca antes se hizo, estamos abrazando un futuro exclusivamente digital.

Nos enfrentamos a una elección: gestionar el continuo descenso de la impresión, o convertir la base digital de lo que hemos construido en un futuro sostenible y rentable.

Se espera que la última edición de The Independent sea el sábado 26 de marzo y el último Independient Dominical se espera que será el domingo 20 de marzo. Lo que nos permite centrar nuestra energía colectiva en el Independient digital.

Creo que esta es la decisión correcta en el momento adecuado para la mayor cabecera de periodismo libre del mundo. Esta transición sigue el crecimiento digital de rápido en los últimos tres años que ha hecho independent.co.uk el sitio de más rápido crecimiento de periódicos de calidad del Reino Unido. Su audiencia mensual ha crecido un 33,3% en los últimos 12 meses, a casi 70 millones de lectores y que apunta hacia un rápido crecimiento de en ámbito global.

Esto no hace sino evidenciar que lo que decía en mis posts anteriores, sobre las crisis de la prensa y de la universidad como sectores casi estereotípicos afectados por innovaciones disruptivas, no ha hecho más que empezar y lo está haciendo mucho más de prisa de lo que anunciaba.

Las entradas son:

Los periódicos, la universidad y otras crisis



Reproduzco lo dicho en el primero de ellos:
---------------------------------------------------

El domingo pasado, cuando bajaba a hacer mi habitual caminata a las 9, vi el quiosco cerrado, me llamó la atención, algo no era igual.

Hoy vemos cómo los quioscos languidecen, cuando no cierran. Todos recordamos la ansiedad con que en otros tiempos esperábamos que llegase la edición de Informaciones, Diario 16, El País o el nuevo número de Triunfo. También nos evocan épocas clave para nuestra historia y nuestras historias, y el papel que jugaron en ellas los periódicos, su influencia en la creación de opinión y en la toma de decisiones. Todos recordamos a Randolph Hearst y a Ciudadano Kane.

La imagen de un quiosco cuya máxima utilidad es la de servir de soporte urbano para la publicidad, como valla, impacta fuertemente sobre esa idea, al tiempo que resulta paradigmática. Algo ha terminado y ya no será igual.


La fuerza de la imagen contrarresta todas las argumentaciones que de forma ladina se escriben para disimular la crisis de la prensa impresa y para que no se produzca el efecto de profecía autocumplida como puntilla final y desenlace.

Si queremos profundizar en el tema con datos y argumentos, podemos leer el artículo The sky is falling on print newspapers faster than you think (El cielo se está cayendo sobre los periódicos impresos más rápido de lo que piensas) de Richard Tofel, de hace cinco días. En él se dice:

"Creemos que muchas de las personas que pueden abandonar los periódicos impresos y revistas de consumo en papel couché  ya lo han hecho... Creemos [además] que la mayor parte del público que constituye el principal cliente, - las familias que hasta ahora han sido suscriptores de la edición impresa, a pesar de tener acceso a la banda ancha - los abandonará, causando efectivamente una baja en los mercados de impresión "


Esto lo dice citando el Informe McKinsey. En él podemos encontrar un desarrollo más extenso del tema con gráficas tan significativas como ésta:
Fuente:  Global Media Report. 2015. Global Industry Overview. McKinsey & Company
Hay una derivada no despreciable si consideramos que "eso sería una gran noticia, sobre todo porque casi todos los periódicos todavía obtienen la mayor parte de sus ingresos de la publicidad impresa". La conclusión es, como estamos viendo en la realidad política de estos días en toda Europa, que este hecho hace a la prensa mucho más dependiente y vulnerable. Una cierta libertad de prensa, tal como la entendemos, podría desaparecer. Pero ésta es otra historia.

Lo cierto es que esta fuerte caída es lo que sucede en la prensa de prestigio en EE UU (en la otra la situación debe ser mucho peor) si consideramos la tabla siguiente ("circulación impresa promedio total" de los 25 periódicos más grandes del país en marzo de 2013 y en septiembre de 2015):

La prensa en papel es un claro ejemplo de lo que está sucediendo con todos los sectores de la producción y de los servicios donde los procedimientos de elaboración y de circulación afectan a la producción o al servicio de forma clave, en el corazón de su naturaleza (la difusión deja de tener un alcance limitado a causa de ser en papel), y donde los procedimientos digitales cambian radicalmente la circulación y la naturaleza del producto, así como su procesamiento: La información es actualizable de forma continua (un caso muy parecido es el de las finanzas y  la inversión).

Hay muchas más industrias y servicios en esta situación por reunir unas características parecidas: La edición de libros y documentos, es decir las editoriales y  las librerías, la industria de la música, el cine  y el entretenimiento. De repente nosotros no sabemos qué hacer con los libros y las montañas de discos, compactos y de los otros, DVD, vídeos, e incluso con los pen drives que hemos ido acumulando... Si esto es así ¿qué no les sucederá, o les sucede ya, a las tiendas de discos o de videodiscos, de música o de imagen enlatada?

En fin podríamos seguir hablando sin parar desmenuzando todos los casos. Sin embargo todo está resumido y analizado de forma sintética por Christensen (2012 y 2013) en su teoría de las innovaciones disruptivas, que glosamos y documentamos en varios documentos y recursos (Zapata-Ros, 2014a y 2014b) y en el libro Los MOOC en la crisis de la Educación Universitaria. Docencia, diseño y aprendizaje.

En ellos distinguimos lo que es núcleo extensible y núcleo no extensible (Zapata-Ros, 2013) de este tipo de actividades.
En ese contexto analizamos la universidad, y concluimos que lo que está sucediendo de forma visible no es más que el aspecto que se manifiesta externamente, los síntomas, de una crisis similar a la que sufren las innovaciones disruptivas. Así lo exponemos en el libro citado (zapata-Ros, 2014a) y en una serie de posts, artículos y preprints.

Una de las constantes de estos servicios y negocios es que si la gente, los usuarios, o los estudiantes en el caso de la universidad, pueden encontrar sus contenidos, que son la respuesta a sus demandas, fuera de los cauces tradicionales, los que no están soportados con núcleo extensible, lo harán. Si las demandas a la "capacitación con rendimiento" la pueden encontrar fuera de la universidad se irán y entonces habrá que cerrar, porque sin estudiantes se hacen insostenibles facultades, departamentos y estudios.


Así, como consecuencia de ello, de forma semejante a como vemos el quiosco cerrado, con el cartel de valla, en la universidad se produce un desistimiento y una falta de confianza por parte de estudiantes y  lo que es más importante por parte de empleadores, como es el caso de empresas tecnológicas punteras (Google, Facebook, WhatsApp) que podrían parecer  las más precisadas de un personal con background científico y tecnológico.

Como ejemplo significativo podemos ver lo que dice  Laszlo Bocksenior vice president de recursos humanos de Googleen la reciente entrevista  de Adam Bryant para The New York Time titulada In Head-Hunting, Big Data May Not Be Such a Big Deal:

One of the things we’ve seen from all our data crunching is that G.P.A.’s are worthless as a criteria for hiring, and test scores are worthless — no correlation at all except for brand-new college grads, where there’s a slight correlation. Google famously used to ask everyone for a transcript and G.P.A.’s and test scores, but we don’t anymore, unless you’re just a few years out of school. We found that they don’t predict anything.
What’s interesting is the proportion of people without any college education at Google has increased over time as well. So we have teams where you have 14 percent of the team made up of people who’ve never gone to college.
Donde, como vemos, dice que la correlación entre el expediente universitario de los candidatos a trabajo y los criterios de contratación es nula.


Esta situación de falta de confianza y de desistimiento ha llevado a situaciones como la que indicábamos en la conferencia "La Universidad como sistema abierto de apoyo al aprendizaje y al rendimiento" del seminario "Smart University 4.0: la realidad cuántica de la universidad del futuro", en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo [presentación


O de las artes liberales 

Esto también sucede más cerca:



E incluso en universidades de vanguardia como es la de Atabasca en Canadá 


(Muy interesante al respecto es el análisis que hace Tony Bates

Si todo continúa así quizás algún día baje de casa y vea esto


Si no lo solucionamos, ¿nos llegaremos a ver una imagen semejante a la del quiosco pero con la universidad?

lunes, 1 de febrero de 2016

Tuenti, la Universidad de Barcelona y otros cierres

El azar o el destino ha hecho que dos noticias coincidan con cinco días de diferencia. El cierre de TUENTI, de la que poco se puede decir con nostalgia de quinceañero que no se haya dicho ya y la reducción de departamentos y de facultades de la Universidad de Barcelona.

Ambas se podían predecir a partir de la conferencia y de la presentación que hice en septiembre en La Magdalena [1]. En el caso de TUENTI estaba anunciada directamente:


Transparencia núm. 10 de la presentación

La reducción de departamentos y de facultades no sabíamos por donde iba a empezar, hablábamos de Japón:
Transparencia núm. 2 de la presentación

Y lo relacionábamos con las declaraciones de Sebastian Thrun, de Udacity.

Pero finalmente ha sido la Universidad de Barcelona.

Todo esto está tratado con detalle en el libro y en los post que con el título genérico "Los MOOC en la crisis de la Educación Universitaria" he ido escribiendo






En Amazon:
Tapa blanda: http://www.amazon.es/Los-MOOC-crisis-Educaci%C3%B3n-Universitaria/dp/1500607932/ref=sr_1_1_twi_pap_2
Kindle:  http://www.amazon.es/Los-MOOC-crisis-Educaci%C3%B3n-Universitaria-ebook/dp/B00NC6TYY2/ref=sr_1_1_twi_kin_1

En RED de Hypotheses http://red.hypotheses.org/?s=la+crisis+de+la+universidad

Como decíamos en un post anterior "todo está resumido y analizado de forma sintética por Christensen (2012 y 2013) en su teoría de las innovaciones disruptivas, que glosamos y documentamos en varios documentos y recursos (Zapata-Ros, 2014a y 2014b) y en el libro citado Los MOOC en la crisis de la Educación Universitaria. Docencia, diseño y aprendizaje.

En ellos distinguimos lo que es núcleo extensible y núcleo no extensible (Zapata-Ros, 2013) de este tipo de actividades (en este caso, de la red social TUENTI y de las universidades).
Es en ese contexto donde analizamos la universidad, y concluimos que lo que está sucediendo de forma visible no es más que el aspecto que se manifiesta externamente, los síntomas, de una crisis similar a la que sufren las innovaciones disruptivas. 

Una de las constantes de estos servicios y negocios es que si la gente, los usuarios, o los estudiantes en el caso de la universidad, pueden encontrar sus contenidos, que son la respuesta a sus demandas, fuera de los cauces tradicionales, los que no están soportados con núcleo extensible, lo harán ( o incluso si el núcleo no extensible, la gente, está en otra red social, Facebook, también lo harán). Con respecto a la universidad si las demandas a la "capacitación con rendimiento" la pueden encontrar fuera de la universidad se irán y entonces habrá que cerrar, porque sin estudiantes se hacen insostenibles facultades, departamentos y estudios.

[1] Conferencia "La Universidad como sistema abierto de apoyo al aprendizaje y al rendimiento" del seminario "Smart University 4.0: la realidad cuántica de la universidad del futuro", en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo [presentación

martes, 26 de enero de 2016

Los periódicos, la universidad y otras crisis

El domingo, cuando bajaba a hacer mi habitual caminata a las 9, vi el quiosco cerrado, me llamó la atención, algo no era igual.

Hoy vemos cómo los quioscos languidecen, cuando no cierran. Todos recordamos la ansiedad con que en otros tiempos esperábamos que llegase la edición de Informaciones, Diario 16, El País o el nuevo número de Triunfo. También nos evocan épocas clave para nuestra historia y nuestras historias, y el papel que jugaron en ellas los periódicos, su influencia en la creación de opinión y en la toma de decisiones. Todos recordamos a Randolph Hearst y a Ciudadano Kane.

La imagen de un quiosco cuya máxima utilidad es la de servir de soporte urbano para la publicidad, como valla, impacta fuertemente sobre esa idea, al tiempo que resulta paradigmática. Algo ha terminado y ya no será igual.


La fuerza de la imagen contrarresta todas las argumentaciones que de forma ladina se escriben para disimular la crisis de la prensa impresa y para que no se produzca el efecto de profecía autocumplida como puntilla final y desenlace.

Si queremos profundizar en el tema con datos y argumentos, podemos leer el artículo The sky is falling on print newspapers faster than you think (El cielo se está cayendo sobre los periódicos impresos más rápido de lo que piensas) de Richard Tofel, de hace cinco días. En él se dice:

"Creemos que muchas de las personas que pueden abandonar los periódicos impresos y revistas de consumo en papel couché  ya lo han hecho... Creemos [además] que la mayor parte del público que constituye el principal cliente, - las familias que hasta ahora han sido suscriptores de la edición impresa, a pesar de tener acceso a la banda ancha - los abandonará, causando efectivamente una baja en los mercados de impresión "


Esto lo dice citando el Informe McKinsey. En él podemos encontrar un desarrollo más extenso del tema con gráficas tan significativas como ésta:
Fuente:  Global Media Report. 2015. Global Industry Overview. McKinsey & Company
Hay una derivada no despreciable si consideramos que "eso sería una gran noticia, sobre todo porque casi todos los periódicos todavía obtienen la mayor parte de sus ingresos de la publicidad impresa". La conclusión es, como estamos viendo en la realidad política de estos días en toda Europa, que este hecho hace a la prensa mucho más dependiente y vulnerable. Una cierta libertad de prensa, tal como la entendemos, podría desaparecer. Pero ésta es otra historia.

Lo cierto es que esta fuerte caída es lo que sucede en la prensa de prestigio en EE UU (en la otra la situación debe ser mucho peor) si consideramos la tabla siguiente ("circulación impresa promedio total" de los 25 periódicos más grandes del país en marzo de 2013 y en septiembre de 2015):

La prensa en papel es un claro ejemplo de lo que está sucediendo con todos los sectores de la producción y de los servicios donde los procedimientos de elaboración y de circulación afectan a la producción o al servicio de forma clave, en el corazón de su naturaleza (la difusión deja de tener un alcance limitado a causa de ser en papel), y donde los procedimientos digitales cambian radicalmente la circulación y la naturaleza del producto, así como su procesamiento: La información es actualizable de forma continua (un caso muy parecido es el de las finanzas y  la inversión).

Hay muchas más industrias y servicios en esta situación por reunir unas características parecidas: La edición de libros y documentos, es decir las editoriales y  las librerías, la industria de la música, el cine  y el entretenimiento. De repente nosotros no sabemos qué hacer con los libros y las montañas de discos, compactos y de los otros, DVD, vídeos, e incluso con los pen drives que hemos ido acumulando... Si esto es así ¿qué no les sucederá, o les sucede ya, a las tiendas de discos o de videodiscos, de música o de imagen enlatada?

En fin podríamos seguir hablando sin parar desmenuzando todos los casos. Sin embargo todo está resumido y analizado de forma sintética por Christensen (2012 y 2013) en su teoría de las innovaciones disruptivas, que glosamos y documentamos en varios documentos y recursos (Zapata-Ros, 2014a y 2014b) y en el libro Los MOOC en la crisis de la Educación Universitaria. Docencia, diseño y aprendizaje.

En ellos distinguimos lo que es núcleo extensible y núcleo no extensible (Zapata-Ros, 2013) de este tipo de actividades.
En ese contexto analizamos la universidad, y concluimos que lo que está sucediendo de forma visible no es más que el aspecto que se manifiesta externamente, los síntomas, de una crisis similar a la que sufren las innovaciones disruptivas. Así lo exponemos en el libro citado (zapata-Ros, 2014a) y en una serie de posts, artículos y preprints.

Una de las constantes de estos servicios y negocios es que si la gente, los usuarios, o los estudiantes en el caso de la universidad, pueden encontrar sus contenidos, que son la respuesta a sus demandas, fuera de los cauces tradicionales, los que no están soportados con núcleo extensible, lo harán. Si las demandas a la "capacitación con rendimiento" la pueden encontrar fuera de la universidad se irán y entonces habrá que cerrar, porque sin estudiantes se hacen insostenibles facultades, departamentos y estudios.


Así, como consecuencia de ello, de forma semejante a como vemos el quiosco cerrado, con el cartel de valla, en la universidad se produce un desistimiento y una falta de confianza por parte de estudiantes y  lo que es más importante por parte de empleadores, como es el caso de empresas tecnológicas punteras (Google, Facebook, WhatsApp) que podrían parecer  las más precisadas de un personal con background científico y tecnológico.

Como ejemplo significativo podemos ver lo que dice  Laszlo Bock, senior vice president de recursos humanos de Google, en la reciente entrevista  de Adam Bryant para The New York Time titulada In Head-Hunting, Big Data May Not Be Such a Big Deal:

One of the things we’ve seen from all our data crunching is that G.P.A.’s are worthless as a criteria for hiring, and test scores are worthless — no correlation at all except for brand-new college grads, where there’s a slight correlation. Google famously used to ask everyone for a transcript and G.P.A.’s and test scores, but we don’t anymore, unless you’re just a few years out of school. We found that they don’t predict anything.
What’s interesting is the proportion of people without any college education at Google has increased over time as well. So we have teams where you have 14 percent of the team made up of people who’ve never gone to college.
Donde, como vemos, dice que la correlación entre el expediente universitario de los candidatos a trabajo y los criterios de contratación es nula.


Esta situación de falta de confianza y de desistimiento ha llevado a situaciones como la que indicábamos en la conferencia "La Universidad como sistema abierto de apoyo al aprendizaje y al rendimiento" del seminario "Smart University 4.0: la realidad cuántica de la universidad del futuro", en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo [presentación


O de las artes liberales 

Esto también sucede más cerca:



E incluso en universidades de vanguardia como es la de Atabasca en Canadá 


(Muy interesante al respecto es el análisis que hace Tony Bates

Si todo continúa así quizás algún día baje de casa y vea esto


Si no lo solucionamos, ¿nos llegaremos a ver una imagen semejante a la del quiosco pero con la universidad?