jueves, 17 de marzo de 2016

Blogs

Hoy los blogs son algo habitual, todo el mundo tiene uno o varios. Ha sido una forma de democratizar la escritura. Todos podemos ser autores, y es una forma ágil que tienen escritores consagra-dos, científicos y autoridades en general, en cualquier tema, de dirigirse a su público y a sus seguidores de forma inmediata, sin los corsés que suponen las reglas de estilo o la edición científica o, en el caso de profesores y alumnos, sin la rigidez de los LMS.

También es una forma abierta de comunicación, en la que los alumno pueden transmitir lo que aprenden, o relacionarse con sus iguales y con sus profesores. Los blogs forman una parte esencial, la que sin duda necesita menos mediación y tiene más capacidad expresiva, de lo que se ha dado en llamar ecosistema de aprendizaje. Lo incorporan como affordances educativas los LMS y las plataformas MOOC, pero la forma más aceptada, por ser la que todos conocemos y por estar incardinados en los circuitos de la web social son los estándares Blogger, WordPress, etc.

Esto es lo que escribía el 1 de Enero de 2003 sobre los blogs. Obviamente la ingenuidad de lo nuevo me llevaba a decir cosas, impulsado por la corrección o por el deseo, que visto desde la perspectiva de hoy puede considerarse un poco cursi, como decir que el término que se consagraría sería el de bitácora:




  

Resumen 

Un nuevo recurso de Internet, que supone una nueva concepción de las páginas y de los sitios web,  está llamado a revolucionar la idea que existe sobre el servicio de la triple uve doble, en su configuración y por la forma de utilizarlo. Pero lo más importante no es que cambie radicalmente el concepto, sino sobre todo que cambie el uso y a los usuarios. Particularmente es previsible que suceda en los ámbitos personales de los usuarios profesionales, de los individuos como elementos de las comunidades de Internet, de los profesores como miembros de comunidades docentes o investigadoras. 
Desde nuestra perspectiva, de profesionales y usuarios de la educación abierta y a distancia a través de redes, las bitácoras están llamadas, como espacios de las comunidades de aprendizaje, a protagonizar un papel de actor principal en el terreno de los recursos formativos de Internet favoreciendo la creación de entornos nuevos y distintos de aprendizaje. De hecho es una realidad en ciertos ámbitos, como veremos.
Por su interés incluimos dos artículos que sobre este tema y el impacto que ha causado en laInteractive University  University of California Berkeley. Interactive University Project (http: //iu.berkeley.edu/) ha escrito Chris Ashley.
  

Las expresiones cuaderno de bitácora y bitácora ya existen en español, forman parte del argot de los navegantes, y según el DRAE (XXII Edición, 2001) [1] sus significados son respectivamente “libro en que se apunta el rumbo, velocidad, maniobras y demás accidentes de la navegación”, y “especie de armario, fijo a la cubierta e inmediato al timón, en que se pone la aguja de marear”. Este nombre ha sido adoptado con extraordinaria rapidez y certeza por los usuarios de lengua hispana, que lo utilizan con carácter más profesional, para un nuevo recurso con características y fines muy parecidos. Describen pues con precisión las funciones más importantes de la herramienta. 

Este nuevo recurso de Internet, que supone una nueva concepción de las páginas y de los sitios web, está llamado a revolucionar la idea que existe sobre el servicio de la triple uve doble, en su configuración y por la forma de utilizarlo. Pero lo más importante no es que cambie radicalmente el concepto, sino sobre todo el uso y a los usuarios. Particularmente es previsible que suceda en los ámbitos personales de los usuarios profesionales, de los individuos como elementos de las comunidades de Internet, de los profesores como miembros de comunidades docentes o investigadoras. 

Desde nuestra perspectiva, de profesionales y usuarios de la educación abierta y a distancia a través de redes, las bitácoras están llamadas, como espacios de las comunidades de aprendizaje, a protagonizar un papel de actor principal en el terreno de los recursos formativos de Internet favoreciendo la creación de entornos nuevos y distintos de aprendizaje. De hecho es una realidad en ciertos ámbitos, como veremos. 

Por su interés incluimos dos artículos que sobre este tema y el impacto que ha causado en la Interactive University University of California Berkeley. Interactive University Project (http: //iu.berkeley.edu/) ha escrito Chris Ashley. 

El primero se puede encontrar en este número de RED con el título “El uso de losCuadernos de Bitácora o Weblogging: Otro tipo de sitios web” con traducción de Nora Lizenberg y adaptación de quien suscribe. Es enlazable desde la portada, o con la dirección habitual http://www.um.es/ead/red/10/weblogs1.pdf , y el segundo aparecerá en el próximo número.

En este último Ashley dice: 
Una crítica común de los educadores para con los Sistemas de Gestión de Cursos (en inglés: CMS-Course Management Systems [2]) tales como Blackboard y WebCT es que son rígidos, verticales, jerárquicos y que siguen el paradigma de los pupitres en filas con el docente adelante, y que no hay lugar para que el estudiante asuma el liderazgo, para colaboración genuina o para el tipo de trabajo – investigación, redacción, demostración de aprendizaje – que se requiere para un aprendizaje basado en proyectos y en investigación. Cada vez más, muchos educadores se inclinan hacia los cuadernos de bitácora como alternativa.

[1] Diccionario de la Real Academia Española. DRAE (XXII Edición, 2001). Tomo 1. P. 322 y 691
[2] En esta época aun no se había generalizado el uso de la expresión LMS Learning Management Systems 


Hasta aquí lo escrito en el primer número, el 1 de enero de 2003.En la presentación del segundo número, el 20 de junio, decía:

Han pasado apenas cuatro meses y a juzgar por la proliferación, en los ámbitos educativos y profesionales, de los weblogs tendríamos que corregir el texto de la  presentación y no decir que se trata de un nuevo recurso sino de una herramienta consolidada.


Actualmente los utilizo como publicación académica, integrado en cursos y actividades formativas como una herramienta más, como complemento social a la edición de RED, y en varios niveles de tratamiento de los temas, de urgencia, de comunicación social sobre temas de aprendizaje y educación, o de inmediatez.


Hoy nadie discute la utilidad educativa y profesional de los blogs.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada